2 de mayo de 2018

El diálogo sólo es posible si escuchamos: somos voz y oídos



#OJOREDLAD
VIII Cumbre de las Américas 2018

En un acto antidemocrático, delegaciones ciudadanas de Cuba y Venezuela incitaron al enfrentamiento verbal, desconocieron e invalidaron las posturas que otros sectores de esos mismos países han llevado al seno del evento hemisférico más importante de las Américas, impidiendo que otras coaliciones de sociedad civil y actores sociales pudieran expresarse en el Diálogo que la VIII Cumbre había habilitado el 12 de abril en las instalaciones del Sheraton.

Es cierto que las situaciones que viven Cuba y Venezuela merecen especial atención. Como REDLAD hemos actuado al respecto en diversas ocasiones y le seguimos apostando al diálogo y a encontrar salidas políticas y pacíficas a las crisis que viven los hermanos países. Es más, creemos importante que las voces que están de acuerdo con los gobiernos de las mencionadas naciones puedan expresar sus ideas. Sin embargo, también es cierto que en la actualidad a nuestra región la aquejan otros problemas que merecen de nuestra atención y preocupación, sin importar qué color político tenga el gobierno que preside determinado país. La apuesta de REDLAD es la defensa y promoción de los derechos humanos de cualquier persona.
Fueron meses de arduo trabajo entre las organizaciones y activistas para llegar hasta ese espacio de diálogo. Trabajo que fue invisibilizado y torpedeado tras la actitud insolidaria y saboteadora de algunos sectores de la sociedad civil cubana y venezolana.
Como sociedad civil nuestro principal deber es exigir garantías para que todas las voces sean escuchadas, por lo anterior estamos plenamente convencidos de que actitudes como las de día 12 no ayudan a construir escenarios de diálogo e intercambio democrático de ideas.
Rechazamos la actitud hostil que dichos grupos ciudadanos de Venezuela y Cuba tuvieron contra algunos líderes de las coaliciones de sus mismos países. Por otro lado, reconocemos el esfuerzo del gobierno de Perú y de las autoridades de la Organizaciones de Estados Americanos (OEA) por tratar de brindar las condiciones necesarias para que el diálogo entre sociedad civil y gobiernos pudiera darse. No obstante, nos parece que no se tomaron los recaudos suficientes para evitar los mencionados incidentes, sobre todo, teniendo en cuenta que en la historia de las Cumbres no es la primera vez.
De todas formas queremos destacar el trabajo hecho por las siguientes coaliciones de la sociedad civil que se presentaron en esta VIII Cumbre de las Américas:

  • Por la Buena Gobernanza y la Sociedad Civil Fortalecida
  • Transparencia, Gobierno Abierto y Participación Pública
  • Religiones, Creencias y Espiritualidades en Diálogo con la Sociedad Civil
  • Alianza frente a la Corrupción y por el Desarrollo Sostenible en Centroamérica, Norteamérica y el Caribe
  • Coalición LGBTTTI de incidencia en las Américas
  • Coalición del Movimiento Afrodescendiente de las Américas
  • Poblaciones, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos y Desarrollo
  • Coordinación Indígenas de Abya Yala
  • Foro Ciudadano de las Américas
Sin duda, alguna sus aportes han marcado un hito muy importante en esta nueva cita hemisférica y son una muestra de que la convivencia entre distintos, el respeto por la diversidad y la promoción de los derechos humanos son indispensables para la construcción de sociedades más democráticas y plurales. Son una muestra de que en las Américas son más las ciudadanías que le apuestan a dichos valores, sin importar el color político.